El perro de aguas andaluz

El perro de aguas andaluz es una raza de perro de Andalucía, España, y se utiliza tradicionalmente como perro pastor, ayudante de barco y cazador.

El perro de agua español tiene una estrecha relación con otras razas acuáticas.

Existen varias teorías sobre el origen de esta raza. La más aceptada es que fue introducida en Europa durante la invasión islámica de la Península Ibérica en 711. Entró de forma natural por el sur y se asentó en Andalucía.

Siglos después, llegaron a otros países de Europa occidental donde pueden haberse mezclado y formado grupos relacionados.

Fisiología del perro de aguas:

Pueden tener muchos colores, que pueden ser: negro, beige, marrón o blanco puro. Cuando el segundo color es blanco, es bicolor o multicolor.

Son de tamaño mediano con pesos desde los 14 a los 22Kg, atléticos y un poco más largos que altos (hasta medio metro).

La cabeza es fuerte y el cráneo es plano y la parte superior es paralela a la parte superior del hocico.

El color de la nariz y la cara es el mismo que el de la parte más oscura del cuerpo. Los ojos son expresivos, avellana, castaños o castaños oscuros. Las orejas descienden hasta la mitad del cráneo y tienen forma triangular.

Temperamento de los perros de aguas andaluces:

Se le considera un perro: «Leal, obediente, alegre, trabajador,…

Tiene unos instintos naturales de guarda y caza muy desarrollados

Se adapta bien al trabajo y le encanta jugar.

La exposición a una variedad de situaciones cotidianas, así como a diferentes personas y animales, es esencial para un perro equilibrado y sociable.

Enfermedades comunes de los perros de aguas:

Algunas enfermedades como la displasia suele ser común, y también algunos problemas oculares como la atrofia de retina, la displasia ocular o las cataratas.

Deja un comentario