Bulldog Campeiro

El Bulldog Campeiro es una raza originaria de Brasil. Estos perros tienen un aspecto similar al buldog ingles ya que es descendientes de ellos junto a otras cruzas.  Estos animales son antiguos pero no es tan conocida la raza, aunque tiene reconocimiento por CBKC en la actualidad no es reconocida a nivel internacional todavía.  Estos perros tienen un tamaño mediano, el cuerpo es alargado, robusto y macizo, alcanzan una  altura es de 48 a 58 cm y un peso de 35 a 45 kg. La cabeza es grande, el hocico es corto y chato, las orejas son de poco tamaño, la cola es corta y se tuerce formando un rulo.

El pelaje es corto y suave, se admiten todos los colores pero los más comunes son los negros, marones oscuros y claros, grises, también atigrados. No requiere de cuidados especiales solo un baño cuando lo necesite.  El carácter de estos perros es muy bueno, son tranquilos, ladran solo cuando es necesario, es desconfiado con los extraños, valientes, leales y sobre todos muy cariñosos con los niños así como amigable con las personas.  Es importante sociabilizarlos y educarlos a estos perros para que se tengan un comportamiento adecuado a lo que sus dueños quieran.  Son perros inteligentes por lo que aprenden rápido con paciencia, firmeza y cariño se puede entrenar a los bulldogs campeiro sin problemas.

Son excelentes perros guardián y también de compañía ya que son perros sumisos por lo que se lleva bien con otras mascotas. Estos perros necesitan ejercicio en forma diaria y vivir en zonas de campo o granjas ya que es un animal de trabajo que debe gastar energía para mantenerse bien equilibrados mentalmente y físicamente.  No se conoce sobre enfermedades genéticas que pueda sufrir esta raza pero su expectativa de vida es de más de 10 años.  Esta raza no es fácil de encontrar fuera de Brasil pero si en este país su crianza está bastante extendida.  Estos perros con una buena alimentación, vacunas al día, ejercicio diario y una visita periódica al veterinario son suficientes para que tengan una vida larga, sana y feliz.

Deja un comentario